MOCIÓN DE CENSURA | Abascal: ‘O elecciones inmediatas o medio año interminable con este Gobierno’

Por: Aridani Alonso

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha presentado este martes la moción de censura de VOX en la que ha señalado que al final del debate sólo existirán dos opciones: “consentir con la continuidad del señor Sánchez y de su gobierno contrario a los intereses de España, votando a favor o absteniéndose, o apoyar esta moción para que unas nuevas elecciones pongan fin a esta legislatura del circo, del disparate, del esperpento, pero sobre todo, de la división, del odio y de la ruina. O elecciones inmediatas o medio año interminable con este Gobierno”.

A continuación, el discurso íntegro pronunciado por Santiago Abascal:

“Un disparate, un circo, una chirigota, un juego excéntrico, una mala broma, una patochada, una comedia bufa, un teatrillo, un esperpento, una tertulia televisada en directo, un pasacalles irrelevante. Veo que se ríen mucho ustedes porque esto han dicho ustedes y sus voceros de la herramienta constitucional de la moción de censura que ha presentado el grupo al que represento.

¿Y qué hacen aquí todos ustedes? Gente en la tribuna de invitados, la prensa nacional e internacional por todos los rincones de este hemiciclo y los diputados conta la tradición parlamentaria sentados en sus escaños. Esto es algo muy serio, señorías. Y usted lo sabe aunque lleven un montón de días tratando de ridiculizarlo.

Hay motivos para esta moción de censura, sobran los motivos, señores diputados. Permítanme una cuestión previa. Da igual todo lo que hoy se diga aquí, sorprendentemente, parece que serán irrelevantes las palabras del señor Tamames, incluso las que digan ustedes porque los titulares de los periódicos ya están escritos, los editoriales de los periódicos ya están dictados y los comentarios de los tertulianos decididos y previamente redactados en los equipos de comunicación de los partidos y del Gobierno que hoy financian, subvencionan y compran a una buena parte de la prensa española. Todo lo que se dirá mañana en los medios de comunicación está previamente escrito antes de que se produzca este debate. Igual que las necrológicas de los personajes importantes que aguantan en las neveras de las redacciones durante meses, e incluso años, hasta que se produce el hecho inevitable.

Da la casualidad de que ustedes y sus voceros subvencionados han decretado durante tantas veces la muerte de VOX que su necrológica ya no aguanta. O por decirlo de otra manera: sus necrológicas ya huelen mientras sus muertos gozamos de buena salud.

Parece que no importa lo que hoy se diga aquí. Pero nadie nos va a arrebatar la esperanza de que al menos un puñado de españoles puedan atender y escuchar este debate que hoy se va a producir en el Congreso de los Diputados en sus mensajes auténticos, sin la traducción interesada y retorcida de aquellos que creen que tienen el derecho a manipular la opinión publicada que hoy está tan alejada de la opinión pública. A esos españoles que hoy nos escuchan directamente, sin atender a traducciones torticeras, es a los que nos dirigimos en el día de hoy.

Por cierto, hablando de opinión pública y publicada, creo que es algo que el Sr. Sánchez distingue perfectamente cada vez que sale a la calle.

Un circo, un disparate y un esperpento. Así han denominado la mayoría de ustedes a esta moción presentada por 52 diputados de VOX elegidos por casi cuatro millones de españoles, y que ante la grave situación que atraviesa nuestra patria presentamos al profesor Tamames como persona de reconocido prestigio y evidentísima independencia para que pudiera relevar a este Gobierno y poner fin a esta legislatura suicida convocando unas elecciones generales urgentes.

Para la mayoría de ustedes, al igual que para muchos comentaristas políticos que suelen repetir lo que dicen ustedes para poder seguir saliendo en la tele, esta moción es, como decía, un circo, un disparate, un esperpento.

Así que como presidente del grupo parlamentario VOX, parece que debo pedirles disculpas a todos ustedes, que debo excusarme ante sus señorías. Créanme que no era nuestra intención degradar en lo más mínimo la huella histórica y la dignidad de esta legislatura ‘gloriosa’ de la que todos ustedes forman parte. Es más, discúlpennos pero estábamos convencidos de que, hiciéramos lo que hiciéramos, seríamos incapaces de degradar esta legislatura aún más de lo que ustedes ya lo han hecho.

Estamos todavía convencidos, y lo lamento, de que es imposible rebajar más la dignidad de una legislatura, y de un parlamento que ha elegido como presidente a un señor que tardó 24 horas en engañar a sus propios votantes. Y que desde entonces, semana tras semana, se sube a esta tribuna y les miente a los españoles mientras los sobrinos del tío Berni, y el bueno de Patxi (siempre haciéndose perdonar lo suyo), hacen como si no se dieran cuenta, y aplauden, en pie, como lo harán hoy al final de su intervención, y después ya se marcharán a sus fiestas y a sus cosas, como hicieron, por cierto, la última vez que presentamos una moción de censura, mientras los españoles aún padecían severas restricciones y confinamientos.

Por favor, señor Sánchez, le voy a hacer un ruego. A lo largo de este debate, si tiene ocasión, suba de nuevo aquí a decir que ha derogado los delitos de sedición y de malversación, los peores delitos que puede cometer un representante político, para homologarnos con Europa. Suba aquí y vuelva a decirlo. Por favor, dígalo otra vez más, dígalo porque la dignidad de esta legislatura no se puede ver comprometida porque usted vuelva a repetirlo. Disimule y haga como que no se lo han exigido sus socios de Bildu, ERC y los corruptos condenados de su propio partido. Se lo ruego porque a algunos ha llegado a fascinarnos ese rostro tan hierático, de cemento diría yo, esa cara que se le pone cuando miente con tanta naturalidad, aun a sabiendas de que nadie le cree.

Pero vuelvo al hilo, estaba pidiendo perdón a la cámara, por el circo este, por el show, por el disparate, por el esperpento, por si la dignidad, la gravedad y el decoro de esta cámara y de esta legislatura se habían visto dañadas por la moción de censura de VOX.

Y no lo sé, pero para proteger y salvaguardar el decoro de esta casa, ya se lo he dicho en varias ocasiones, ¿no creen ustedes que sería conveniente vestirse correctamente y no faltar al decoro de esta institución? ¿No creen que ese podría ser un primer signo de respeto hacia los demás? No digo que se vayan a alquilar un esmoquin como los que alquilan para las fiestas del cine o lucen en las fiestas de Ramses. Pero hagan el favor de observar a ujieres, policías, camareros y taquígrafas que vienen dignamente uniformados por respeto a su profesión y a esta Cámara, y que merecen de ustedes al menos, el mismo respeto. O más.

Y discúlpenme que me ponga a hablar de código de vestimenta, pero es lo primero que me ha venido a la cabeza cuando han hablado ustedes del circo, de esperpento, de disparate. Escandalizados porque un grupo parlamentario haga uso de la herramienta constitucional de la moción de censura, de una herramienta constitucional, como si ello fuera una falta de respeto a esta digna (para ustedes) legislatura.

Una legislatura donde han votado todos ustedes restringir derechos y libertades, pisoteando la Constitución como ha quedado avalado por el TC y ninguno de ustedes ha tenido la dignidad de marcharse o de emitir, al menos, una tímida disculpa. Ante una sentencia del Tribunal Constitucional que habría supuesto la dimisión en bloque de cualquier Gobierno democrático europeo o de cualquier Gobierno del mundo occidental.

Meses y meses con los derechos y libertades fundamentales suspendidos inconstitucionalmente, con los españoles encerrados en sus casas, y algunos diputados aquí presentes de fiesta repartiéndose los fondos europeos, los fondos públicos de los españoles en noches crapulosas. ¿Y presentar al señor Tamames les parece a ustedes un esperpento? Entonces, ¿cómo se llama lo suyo, señorías?

Una legislatura, esta, tan digna de reverencia y de respeto, que se ha atrevido a cerrar este parlamento. También en contra de la Constitución como les ha tenido que recordar el TC. Y nada, por supuesto, ni una disculpa, ni un “lo siento”, ni una promesa de que no va a volver a ocurrir cuando al señor que hoy van a volver a respaldar con su voto, se le antoje.

Una legislatura que nos ha regalado momentos. Como el ver aquí a un vicepresidente con formas de alborotador callejero, hablando de encuentros sexuales en despachos. Un ministro que todavía se sienta en el banco azul y que acusó a la monarquía de trabajar contra el Gobierno del pueblo. Unos diputados que han adquirido su condición de tales con juramentos burlescos, (unos lo hacían por la libertad de los pueblos, otros en nombre del golpe de estado que perpetraron en Cataluña 2017, otros por el planeta, o incluso por batallas de otro siglo).

Una legislatura donde los diputados presentes en esta cámara apartan o insultan a diario a los símbolos de la nación como ha pasado muy recientemente. Una legislatura en la que han pretendido dar lecciones de seriedad varios supermanes del antifascismo, que entran a este hemiciclo con impresoras, esposas y camisetas con leyenda y siempre con maneras que son una mezcla de taberna y de casa okupa.

Una legislatura que tiene por diputado a un señor que entró en España ilegalmente, y que está condenado por golpear a un anciano hasta romperle la cabeza y dejarle sordo. Y otro diputado que tuvo que irse de esta cámara después de ser condenado por patear policías y que amenaza con volver con su ayuda. Y luego están otros, y esto es lo más grave, tratados aquí como si fueran políticos normales, que incluso forman parte de la mayoría que apoya a este Gobierno y que ni siquiera se han sacudido el hedor a la pólvora del terrorismo cobarde que ellos defendieron, quién sabe si algunos practicaron y que, para vergüenza de esta cámara, todavía justifican.

En fin, señorías, supongo que pueden entender ustedes que visto lo visto, no nos pareciese un ataque a la dignidad y al decoro de esta legislatura presentar como candidato a la presidencia del Gobierno a un hombre de reconocido prestigio y de acreditada independencia como el profesor Tamames. Porque insisto, si esta moción es un circo, un disparate y un esperpento, ¿cómo se llama lo suyo? ¿Cómo diablos se llama lo suyo?

Aunque he de decir que esto del circo, del disparate y el esperpento quien más lo ha esgrimido, y han indicado a sus periodistas de cámara que lo repitan han sido los muy serios, dignos, moderados a veces, y respetables dirigentes del Partido Popular.

Lamento no poder dirigirme hoy al autoproclamado líder de la oposición. Digo autoproclamado porque yo entiendo que para liderar la oposición sería bueno estar aquí y sería bueno hacer oposición, o por lo menos una de las dos cosas.

Porque para lo de ofrecerle pactos permanentemente al señor Sánchez ya están los otros 200 diputados que han convertido esta legislatura en un mercadillo, cuando no en un mercado negro en el que se subasta la soberanía nacional.

Señores del Partido Popular, deben saber que si quieren pactar con el PSOE, van a tener que ponerse a la cola. Están en su derecho de ofrecer permanentemente pactos al Sr. Sánchez y al PSOE, pero creo, de verdad, que sus electores también tienen derecho a saberlo. Tienen derecho a saber cuál es su modelo de España. Tienen derecho a saber exactamente el motivo por el que no apoyan esta moción de censura y la exigencia de elecciones anticipadas el 28 de mayo.

De verdad, señores del Partido Popular, yo no creo que VOX sea el enemigo a batir como ha parecido estas semanas. Nos ha dejado perplejos la cantidad de recursos, de tiempo y de influencia en los medios que ustedes han desperdiciado en desacreditar o en silenciar a VOX durante estos días. ¿Un circo, un esperpento, un disparate? ¿Cómo se llama lo suyo?

¿Recuerdan ustedes la última moción de censura, el discurso de su líder, sus aplausos en pie? ¿Recuerdan las loas y aplausos por parte del vicepresidente de Pablo Iglesias? ¿Y recuerdan la anteúltima moción de censura, en la que el presidente del Gobierno fue sustituido por un bolso? ¿Hace falta enumerar todo lo que ustedes han hecho durante esta legislatura? Yo creo que no hace falta, ¿para qué? Creo de verdad que los españoles nos están pidiendo otra cosa.

Señores del Partido Popular, estamos aquí para representar a los españoles. Y creo, sinceramente, que a una gigantesca mayoría de españoles. Y tenemos el deber de dejarnos de cálculos, miedos y medias verdades y decir cuál es la alternativa a este Gobierno que se ha entregado a los enemigos de España, a los delirios totalitarios y al saqueo de la nación.

Ya sabemos que ustedes no tienen el mismo líder que al inicio de la legislatura, pero estaría bien saber si defienden ustedes los mismos principios que defendían al comienzo de esta legislatura. ¿Están dispuestos a derogar las leyes del zapaterismo y las ampliaciones de Sánchez? ¿Están dispuestos a plantar cara a esta legislación extremista de las últimas legislaturas socialistas? Y si lo están, ¿por qué no lo hacen allí donde gobiernan? Me refiero a las leyes inspiradas en la ideología de género, en la imposición de la memoria histórica, en la fiscalidad confiscatoria, o en el derroche de gastos políticos y sindicales. Si ustedes no lo quieren hacer, insisto, están en su derecho. Pero quienes han confiado en ustedes también tienen derecho a saberlo, y no es que quiera yo convertirme en abogado defensor de sus electores, pero me temo que empiezan a necesitarlo.

Yo creo firmemente que la primera obligación de un político es la sinceridad. Pero entiendo que quieran abarcar una gran parte del electorado pero honradamente creo que no pueden hacerlo acercándose a la vez al PSOE y a VOX. No es posible. Y no es serio.

No se puede poner un recurso ante el TC por un asunto tan grave y después celebrar y aplaudir que el TC no le dé a uno la razón. Eso no le hace a uno moderado. Eso es muy poco serio. Les pedimos que vuelvan a recuperar la seriedad y la sensatez. Que vuelvan a defender principios.

También les podemos decir que España necesita un partido socialdemócrata serio y decente porque España no lo tiene. Si ustedes quieren ocupar ese espacio, les felicito. Pero lo justo es decirlo a sus votantes.

Hoy tienen una oportunidad de recuperar la credibilidad. Hoy se vota únicamente si el señor Sánchez y su Gobierno merecen una moción de censura. Hoy se vota la posibilidad de que el señor Tamames convoque unas elecciones generales el próximo 28 de mayo.

Ustedes han dicho que quieren elecciones anticipadas. Ese es el programa que presenta el señor Tamames al que, por cierto, tampoco vamos a ganar en moderación, tampoco van a hacerlo ustedes. Por mi parte, todo lo que les he dicho hasta ahora, queda olvidado. Borrón y cuenta nueva. Por eso les pedimos que hoy votemos juntos; señorías del PP, que retratemos al peor gobierno en décadas (que cada uno elija cuántas). Votemos juntos hoy y entendámonos mañana para ofrecer a los españoles una alternativa sólida, de sensatez legislativa, de crecimiento económico, de fortaleza institucional y de soberanía respetada en el interior de España y en el exterior.

Y si no lo quieren hacer, si prefieren nada y guardar la ropa para pactar con el socialismo vuelvo a insistir: tienen derecho a hacerlo y sus votantes tienen derecho a conocerlo. Igual que deben saber que en público y en privado les ofrecimos liderar esta moción de censura, con el candidato que ustedes quisieran, con nuestra promesa de voto afirmativo dijeran lo que dijeran, y con la única condición del adelanto electoral que dicen defender mientras le tienen la mano al PSOE.

Señor Sánchez, habrá usted disfrutado de estos instantes que le he dedicado al Partido Popular. Pero los habrá disfrutado porque usted siempre se equivoca. No se equivoque tanto. Yo puedo dedicar una parte de mi intervención a criticar algunas indefiniciones e incumplimientos del Partido Popular, simplemente porque usted ya es un político caducado, y lo único que importa es la manera que encontramos los españoles arrojando al vertedero de la historia todo su legado de ruina, de traición, de división, de negligencia y de odio que ha traído su Gobierno. Legado terrible por el que usted, ciertamente, pasará a la Historia, señor Sánchez. Digo que es usted un producto caducado pero también afirmo que a veces esos productos aguantan demasiado tiempo en la nevera. Y exactamente para eso hemos puesto en marcha esta moción de censura. Para que los españoles vean el grado de descomposición de su proyecto y el nivel de podredumbre de los aliados que sostienen a su Gobierno.

Porque es muy importante que los españoles, que están sufriendo sus políticas permanentemente, vean aquí riéndose, como siempre, riéndose de ellos, de los electores a los que ha engañado y del conjunto de los españoles a quien su Gobierno y sus políticas han perjudicado y todavía perjudican y perjudicarán durante mucho tiempo e incluso después de que los españoles nos hayamos librado de usted y su Gobierno.

Por eso se reía usted en la moción de censura que yo mismo defendí hace dos años, supongo que la recuerda. Cómo se reía usted del “virus chino”. Hacía cosas raras aquí y gestos espantosos tratando de ridiculizar un argumento que ahora ya es universal: el virus partió de un laboratorio chino. Las autoridades chinas engañaron al resto del mundo, propiciando una pandemia de terribles costes humanos y económicos.

Y ahora que la administración americana, esa a cuyo presidente usted persigue usted por los pasillos, así lo afirma también, ahora que este es un argumentado aceptado universalmente por todas las democracias occidentales, ¿nos hará usted caso y pedirá responsabilidades al gobierno chino o se va a seguir riendo en esta tribuna de nuestros argumentos? ¿Se va a reír de las familias que han perdido a sus seres queridos, o va a pedir responsabilidades a China? ¿Se va a reír de la ruina que el comunismo chino ha provocado, o va a pedir usted indemnizaciones para los españoles?

Cómo se reía usted también del yihadismo, ¿lo recuerda? Le advertí desde esta tribuna que su política de fronteras abiertas ponía en peligro a los españoles, y que estaban entrando en España elementos muy peligrosos para nuestra sociedad. Supongo que ahora se ríe menos. ¿Se ríe usted ahora? A usted le ha encantado reírse, ¿quiere pasearse conmigo por Algeciras y se ríe usted allí de mis advertencias?

Usted, como presidente del Gobierno, a través de unas políticas pánfilas, insensatas y antinacionales permitió que el asesino de Algeciras entrara en España. Usted, por medio del Ministerio de Interior, permitió que ese asesino yihadista permaneciese en España cuando ya existía una orden para su expulsión, que usted no ha querido que fuese ejecutada y que incluso Marruecos le dijo que no había pedido. Usted tiene responsabilidades ineludibles como presidente del Gobierno en el crimen en Algeciras, y en todos los crímenes que en España cometen los que no deberían haber entrado en España y aquellos que no deberían permanecer en España porque tenían que haber sido expulsados.

Y que son responsables, proporcionalmente, de la gran mayoría de esos terribles crímenes. Mayoría en los delitos contra la vida, contra la propiedad, contra la integridad física y contra la libertad sexual de las mujeres. Este es otro capítulo del que usted también se reía, cuando yo se lo relataba hace un par de años y cuando he vuelto a insistirle en las intervenciones de esta legislatura. Le dije que crecerían las violaciones por culpa de una política insensata de fronteras abiertas y ausencia de control. Y aquí, lo reconozco, me quedé corto. Este mismo año los delitos de violación han crecido en España un 53% mientras el Gobierno de la propaganda se atreve, frívolamente, a calificarse como el más feminista de la historia. No cabe mayor insulto. Todo lo que digo lo han demostrado los datos de su propio Ministerio del Interior.

Yo creo que usted es capaz de casi todo, pero reconozco que ni siquiera a mí que le he juzgado tan severamente esta legislatura, no se me ocurrió que fuera capaz de hacer una ley para beneficiar directamente a casi un millar de violadores y pederastas. Algunos, reduciendo sus penas, ya demasiado breves porque los hay en España que pensamos que deberían pasar toda la vida en prisión. Y otros, directamente poniéndolos en la calle. Ni siquiera a mí se me ocurrió que fuera usted capaz de esto. Por supuesto son culpables la señora Montero y su ministerio de frívolas, negligentes, corruptoras y totalitarias. Por cierto, Ministerio de Igualdad frente a cuya disolución, propuesta por VOX la pasada semana, votaron en contra todos los grupos de esta cámara.

Como decía, las señoras del Ministerio de Igualdad son culpables de esta ley pero es usted el presidente del Gobierno y es el responsable. Cuando uno de esos monstruos que han sacado a la calle y vuelva a atacar a una mujer, ustedes serán los responsables. Serán los responsables del dolor cierto, inevitable, que van a padecer muchos españoles y españolas. Ustedes, que han apoyado estas leyes, son los responsables y deben saber porque parecen que no se han enterado después de cuatro años en la cámara que, lo que aquí se vota tiene consecuencias en la vida de la gente. Y no dude que le vamos a exigir esas responsabilidades y esas cuentas allá donde se encuentre.

También les pediremos cuentas por cada niño o niña a la que unas organizaciones en muchas ocasiones de degenerados subvencionados confunden para que acaben mutilándose y tomando decisiones irreversibles, teniendo daños irreversibles en sus cuerpos y sus mentes. Muchos de esos niños, como ya pasa en Europa, o incluso como ya ha pasado en España por culpa de las leyes trans del Gobierno nacional y gobiernos autonómicos de todo signo político, ya están exigiendo responsabilidades. Y nosotros, esas responsabilidades, se las pediremos a ustedes.

También es su gobierno, el feminista, el gobierno responsable de que las mujeres hayan quedado del todo desprotegidas en España. Es responsable de que ser mujer ya no signifique nada, porque según su ley aberrante, la condición de mujer se adquiere por la libre voluntad del individuo. Hasta las feministas clásicas se han enfrentado a ustedes por este disparate. Señor Sánchez, mañana puede ir usted mismo a un registro, manifestar su odio a la testosterona y declararse señora. A eso hemos llegado con la ley que ustedes han aprobado.

Alguno de los violadores que han puesto en libertad cuando vuelvan a violar y sean detenidos, pedirán ser ingresado en cárceles femeninas y allí volverán a violar. Si quieres, ríanse de esto. Pero ya no es una hipótesis disparatada, es algo que ya ha pasado en otros países. Ya no hay espacios exclusivos para las mujeres, ya no hay justicia en las categorías femeninas del deporte. Ya casi no hay ni madres para su gobierno porque ustedes prefieren llamarles progenitores gestantes.

Es importante detenerse en esto, en saber cuál es la realidad que han conocido ustedes para odiar tanto a la biología, a la familia, al sentido común, a la testosterona.

Cuando usted, su Gobierno y sus apoyos parlamentarios, hablaban del hombre, del padre, nos preguntábamos a menudo qué tipo de masculinidades habían conocido en su entorno. Hoy podemos decir que vamos conociendo algunas motivaciones: una de las diputadas de su grupo, por ejemplo, no hace mucho acusaba a un tercio de los hombres españoles de ser clientes de prostíbulos y, según su argumentación, por lo tanto, violadores. Para una diputada suya, un tercio de los hombres españoles eran violadores. Digo eran porque ha borrado el tuit. Y parece que lo borró justo el día en el que los medios acusaban a un tercio de los diputados socialistas de andar entre lupanares, corrupciones y estupefacientes.

Yo entiendo, señores de la izquierda, que a lo mejor en su entorno, la masculinidad es algo tóxico. Pero no tienen ustedes derecho, por ello, a criminalizar a todos los hombres de España. Porque ustedes, que tratan como violadores a todos los hombres, al menos como violadores en potencia, no tratan como violadores a los verdaderos violadores, que nos dicen que son víctimas que merecen la reinserción y rebajan las penas para sacarlos a la calle.

De verdad, se lo decimos con el corazón en la mano para que reflexiones, hay otro tipo de hombres además de aquellos con los que ustedes comparten bancada. De hecho, la mayoría de los hombres, también los de izquierdas, siente un respeto sacramental a la palabra madre y vamos a luchar para que sea respetada por nuestras leyes y por nuestras instituciones, al igual que vamos a derogar todas las leyes que denigran a la mujer, que la borra, negándole su singularidad y su propia naturaleza.

Porque usted, todos ustedes, han destruido la verdadera igualdad por la que debe velar un Estado. La igualdad de oportunidades. Y no sólo con en esa permanente guerra de géneros que proponen a la sociedad, también destruyen la igualdad de oportunidades en los niños y los jóvenes a través de sus políticas educativas.

Con ustedes, los hijos de los millonarios esos con los que se reúnen en Davos, no tienen competencia, señor Sánchez. Porque al destruir la educación, el verdadero ascensor social, al perseguir el mérito y el esfuerzo en la escuela (con pasos de curso injustificados, con ataques a la autoridad del profesor y con un desprecio absoluto a las Humanidades) ustedes roban a las personas más humildes la posibilidad de que se reconozca su valía y de que se les brinden las mejores oportunidades. Ustedes, con sus políticas educativas les roban la posibilidad de prosperar. Ustedes sólo quieren igualdad en la miseria y en la ruina para alimentar un granero de votos inagotable como saben sus socios de ciudadanos absolutamente dependientes.

También de la ruina es usted culpable. Imagino que con mayor autoridad, el señor Tamames le explicará luego por qué usted puede ser un problema para la economía de todos. Pero lo cierto es que ni siquiera hay que tener el brillante currículum del profesor Tamames para saber que usted ha endeudado a generaciones enteras de españoles, sólo para que unos delirios de autócrata no se viesen recortados ni en un solo un céntimo.

Ha repartido usted, y todavía reparte millones con la irresponsabilidad de quien sabe que no tiene que pagar la cuenta. Pero deben saber los jóvenes que nos escuchan que no sólo van a tener que trabajar para formar una política, mantener a sus hijos y comprar una vivienda, sino para pagar la deuda que ustedes les han dejado.

Y no sólo es eso. Es que además parece que con la única intención de hacer daño a las familias y a las empresas, han impulsado ustedes leyes que prohíben la exploración y la explotación de nuestros propios recursos naturales y energéticos. De nuevo, leyes a las que sólo se ha opuesto VOX en este Parlamento.

Yo ya se lo he dicho en alguna otra ocasión: ha quemado usted campos de trigo mientras el pueblo pasa hambre, o lo que es lo mismo, ya no es metafórico sino literal: usted ha prohibido que los españoles busquemos nuestras propias fuentes de energía, que produzcamos energía e incluso han facilitado la voladura de nuestras fuentes de energía, mientras los españoles pasan frío.

Solo en los cuentos infantiles, cuando se retrata a un déspota cruel, se encuentran descripciones y situaciones parecidas.

Y no es sólo de la energía. Usted y todo su gobierno también han convertido en objeto de enfrentamiento otros recursos de los españoles como lo es el agua. Se empeñan, y no hacen nada, en echarla al mar antes de que sirva para mitigar la sed del campo; es decir, en lugar de que produzca riqueza y prosperidad. La riqueza y la prosperidad que le faltan a los españoles.

La fiscalidad de su gobierno, ese latrocinio permanente a las clases medias, en especial a los autónomos y pymes, la disfraza usted con algún impuesto a las grandes fortunas, irrelevante en el presupuesto total pero que le sirve para camuflarse como si fuera Robin Hood cuando nunca ha dejado usted de ser el sheriff de Nothingham.

Señor Sánchez: un autónomo que gana 670 euros paga, sólo de cuota, 230 euros. Señor Sánchez. Eso es robar. Eso es robar desde la administración pública. Es robar desde el Gobierno. Y también es robar, y un robo cruel, aprovechar la inflación que arruina a las familias, para aumentar los impuestos y la recaudación, como ha hecho su gobierno. Eso también es robar. Es robar para despilfarrar en cargos, amigos, dádivas, subvenciones y en políticas disparatadas como las de ese ministerio.

Y lo mismo su parche para las pensiones, que no las garantiza por mucho que quiera engañar a los españoles, ni mucho menos, pero que sí va a conseguir elevar cruelmente los costes laborales, destruyendo empleo en pymes y destrozando a los autónomos, y estrangulando todavía más a las clases medias y trabajadoras, que son las auténticas víctimas de su autocracia depredadora.

Y, por supuesto, que no falte la mentira. Cuando le pedimos, yo se lo pedí en esta tribuna, que redujese el IVA de los artículos básicos, usted nos dijo que no se podía. Otro embuste que ha quedado acreditado por sus medidas políticas posteriores porque usted ha terminado bajando esos impuestos.

Hablando de robar, también podríamos detenernos en otros casos que hemos ido conociendo. Pero, ¿qué más dará?, como diría Patxi. Pues serviría para recordar que a las excarcelaciones de violadores y pederastas ha sumado usted la excarcelación de terroristas, de golpistas, y de corruptos, de aquello que están robado el dinero de los españoles, mientras se ha perseguido a las FCSE que cumplían con su deber en las fronteras y que defendías las instituciones durante el golpe separatista.

Podríamos, y deberíamos también recordar que todavía no ha explicado el motivo, puedo hacerlo hoy aunque en realidad no ha respondido a nada durante estos cuatro años, pero no ha explicado ese fondo y forma de autócrata a la hora de cambiar la posición española en el Sáhara. No obedecía a su electorado, ni a su partido, ni siquiera a sus socios de Gobierno, ni a este Parlamento que le ha manifestado una opinión contraria, ni mucho menos a los intereses de España. Ya sabemos que usted anhela usted un despacho grande en la OTAN, ¿ese es el modo en que usted lo está buscando?

Por eso, el candidato que decía que había que suprimir el ministerio de Defensa es el mismo que, luego como presidente, anuncia la mayor subida en los presupuestos de Defensa.

Podríamos hablar también de su manera de entender la Justicia. Eligió usted como ministra de Justicia a una señora que insultaba a otro ministro por su orientación sexuales y hablaba de información recogida también con prostitutas. Luego la hizo fiscal general, a su propia ministra, escupiendo en las instituciones con una rabia casi enfermiza, como si quisiera no sólo violentar, sino también humillar los conceptos de neutralidad y respetabilidad institucional. No se sorprenda, ‘¿de quién depende la fiscalía, del Gobierno, no? Pues eso’. Eso dijo usted en la radio con estas mismas palabras.

Ahora ha asaltado el Tribunal Constitucional para asegurarse de que este tribunal no vuelva a sacarle a usted las vergüenzas y evidenciar sus formas de autócrata como hizo durante la epidemia. Lo mismo el Tribunal de Cuentas, el Consejo General del Poder Judicial, el Centro de Investigaciones Sociológicas, la Radio Televisión Española, el Centro Nacional de Inteligencia. Si hasta quiso monitorizar usted las redes sociales durante la epidemia, e hizo salir a un general avergonzado a decir que “trabajaban para reducir el clima de opinión contrario al Gobierno”. ¿Para eso pusieron a trabajar a nuestra Guardia Civil?

Señor Sánchez: no ha dejado usted a un sólo español vivo tranquilo. Y, desde luego, no se ha olvidado usted de los muertos. Esa afición tan personal que nos ha demostrado desde que llegó al poder. Algo que creo que le define mejor que nada, ese empeño en profanar sepulturas, en remover huesos con una ley de memoria totalitaria que quiere desterrar en España la libertad de expresión, la libertad de cátedra y la convivencia nacional e imponer por ley la memoria colectiva de los españoles.

Hay motivos para esta moción de censura. Sobran los motivos para esta moción de censura y podríamos hablar más tiempo. Usted ha traído ruina, sí. Usted ha pisoteado derechos y libertades, también. Pero sobre todo, usted se ha regodeado en el odio, en la destrucción sistemática de la reconciliación que habían alcanzado otras generaciones de españoles.

Esa es, quizá, la mayor responsabilidad que usted ha cometido como presidente del Gobierno. Usted ha escupido en la convivencia de los españoles. Usted ha robado un legado de concordia del que disfrutaba pero que no le pertenecía en absoluto. Y usted, señor Sánchez, deberá escuchar ahora al representante de una generación que probablemente no querría escuchar. ¡Si no ha querido escuchar ni siquiera a los miembros de esa generación de su propio Partido Socialista, que le tienen que leer la cartilla a través de los medios de comunicación!

Su Gobierno, a la generación del señor Tamames, a la generación de nuestros abuelos y padres, sólo le ha ofrecido residencias abandonadas durante la pandemia, desesperanza a través de la eutanasia y unas migajas en las pensiones. Eso, y alguna burla, como hemos visto estas semanas. Eso es lo que ofrecen a los mayores y también fotos trucadas jugando a la petanca.

Pues ahora va a tener usted que escuchar a un representante de esa generación a la que debemos, como mínimo, respeto y gratitud. Nosotros, desde luego, vamos a escuchar con mucha atención. Coincidimos con el profesor Tamames en lo importante: que este Gobierno debe marcharse cuando antes, y que hay que convocar a los españoles a las urnas urgentemente para devolverles la voz.

En todo lo demás, le escucharemos con interés; en algunas cosas estaremos de acuerdo y en otras disentiremos con profundo respeto. Pero ante el abismo que hoy enfrenta a la vida colectiva en España, la coincidencia en lo esencial es para nosotros muchísimo más que suficiente para proponerle como candidato en esta moción y para otorgarle nuestro voto.

Señores de la oposición, ¿No están de acuerdo en estas dos premisas? Yo se las he oído a todos ustedes, ¿Cuál es su excusa para no apoyarlas? Censura a este Gobierno y elecciones anticipadas. Quizá, como decía al inicio, los titulares ya están escritos. Quizá es que los editoriales ya están dictados y los argumentarios ya se han redactado y enviamos a sus receptores y ya no se pueden cambiar.

Es decir, quizá es que los partidos ya han secuestrado a la soberanía y están impidiendo a los diputados votar aquello que íntimamente quieren y que votarían si tuvieran la posibilidad de votar en secreto sin la atenta mirada de sus partidos y sus líderes.

No se engañen otra vez con las portadas que ustedes mismos han comprado. Al final de este debate sólo existirán dos opciones: consentir con la continuidad del señor Sánchez y de su gobierno contrario a los intereses de España, votando a favor o absteniéndose o apoyar esta moción para que unas nuevas elecciones pongan fin a esta legislatura del circo, del disparate, del esperpento, pero sobre todo, de la división, del odio y de la ruina. O elecciones inmediatas o medio año interminable con este Gobierno”.

You may also like

Dejar un comentario

CN8 Noticias Canarias un periódico digital diferente ❇️ Agencia de noticias y medios de comunicación. Las Palmas de Gran Canaria.

Contacto: cn8canariasnoticias@gmail.com